domingo, 10 de mayo de 2009

Women Power (o: Shannon no contesta)

Leemos acá en "Don Verídico" una noticia que no sé por qué, no parece trasuntar mucha alegría de parte de los "machos" mediáticos argentinos:

Una mujer, embajadora de EE.UU.

donde se cuenta que la Cancillería recibió el plácet para que la abogada Vilma Martínez suceda al actual embajador a partir del mes de julio.

El bajón se manifiesta en algunos párrafos, como:

"No es una diplomática de carrera, pero su curriculum es importante...", o "El perfil es honorable. Igual, los pingos se ven en la cancha", le adjudican Nelsonianamente a "un alto funcionario oficial" y a "un secretario de Estado" involucrado en la aprobación, respectivamente.

"La relación de Martínez con Obama no es por demás estrecha". El periodista nos señala aquí con la agudeza distintiva de un cachorro ya de sabueso, que donó menos de lo permitido a la campaña de Barack. ¿Será por eso tal vez? ¡Ah, eso lo piensa usted, lector picarón!, la prensa independiente no forma opinión, sólo informa. De todos modos ¿cuál será la fuente del cachorro para emitir juicio sobre la relación de ambos? Chi lo sa.

"Su nombre no circulaba entre los candidatos a ocupar la embajada en la Argentina..."

y como parece que en alguna lista de alguien figuraba Tom Shannon, ¿saben qué?: ¡Don Verídico lo llamó! pero (siempre hay un pero), ni Tom ni su vocera les dieron bola. ¡Ataque a la libertad de prensa y nadie hace nada! ¿Qué dirán ADEPA y la SIP?

El perfil de Martínez es el siguiente: nació en Texas, familia de inmigrantes mexicanos. Sufrió discriminación desde muy chica, que parece logró vencer, al igual que Obama, graduándose con honores en la universidad de Columbia.

Es una reconocida activista por los derechos de los hispanos en EE.UU. Bueno, por lo menos lo fue, ya que los últimos dos años trabajó para Wal Mart, no sabemos si para mandar a la cárcel a esos negritos latinos que te entran a afanar, ¿vistes? o en otras tareas humanitarias de la empresa.

Del añorado Earl Anthony Wayne, después de recordarnos que tuvo que lidiar con el caso Antonini Wilson, que imaginamos le debe haber llevado trabajo, logísticamente hablando, nos cuenta que, evidentemente como premio a su gestión y a su pedido, se le ha concedido la supervisión de los planes de ayuda civil en Afganistán, por lo cual nos congratulamos y deseamos que esté allí todo el tiempo necesario hasta la total pacificación de ese país. ¡Por nada, Earl, vos te lo merecés!

Y con respecto a nuestros compatriotas asiduos visitantes de la embajada, laureados ellos, machistas ellos, sólo les decimos que desearíamos ver sus caras cuando se vean obligados a postrarse ante una mujer, que encima tiene las medias más largas que las de Wayne.

2 Interpretaciones:

Maricé dijo...

¡¡que bochorno!! años ejercitando genuflexiones ante los enviados del Emperador y tener ahora una mujer, encima chicana y morocha. ¡¡¡una sudaca embajadora del Imperio!!
no, no, no, esto así no va más, Susana, y nadie hace nadaaaaaaaaa!!!
jajajaja

Surito dijo...

Maricé: ¡Lo llamaron a Shanon! Qué le irían a preguntar, ¿por qué no venís vos?
Re forros.