martes, 28 de julio de 2009

A dos voces (o: Tal vez, después de todo...)


Leemos en Don Verídico de ayer:

Y leemos en el hogar del columnista estrella tucumano de ayer:

¿Cómo se entiende? ¿Fue 2,5 veces más o fue igual?

Como sucede con los intrincados caminos de la verba eclesial argentina, ambos tienen razón, sólo que el primero, que no interpretó el resultado de las elecciones, se refiere a la acumulada, omitiendo informar a "la gente" que lo consume lo que dice el segundo, que también es verdad, y mucho más relevante.

¡No sea que se te desboque la tropilla, Don Verídico! ¿Eshtash nerviosho?

Y no es el índice Moreno, ¿eh?. Como se dice en el artículo, es el que usaba el INDEC antes de Polémico.

A Gracielita Bevacqua, mediática directora testimonial del área Precios delINDEC, en el centro de investigaciones (¿?) Buenos Aires City le da un 0,6% y en Ecolatina de Lavagna obtienen un módico 0,7%.

¿Cuánto les habrá dado al rabino Bergman y a Ariel Umpiérrez? ¿Los llamará Ernestito Tenenbaum?

¿Comentarán esto los periodistas independientes de primera, segunda y tercera línea del grupo?

¡Justifiquen justificadores!

3 Interpretaciones:

Eduardo Real dijo...

No a la asunción de Chemes como diputado. Ver:
http://centroizquierda.blogspot.com/2009/07/un-parlamento-de-lujo.html

MONA dijo...

Son unos verseros. No saben cómo hacerle mal a la actual gestión, y se ubican para pegarle desde el Indec, porque, es cierto, tiene los índices más bajos, con las mejores razones que existen, que es cuidar el pàgo de los intereses de los bonos ajustados a tal índice.
Por una vez en la vida este organismo funciona en favor de los intereses argentinos. Del 2003 para atrás, el Indec funcionaba como una agencia al servicio de las finanzas internacionales imperialistas, el endeudamiento y el empobrecimiento de la población.
Te m,ando saludos

Surito dijo...

MONA: te aconsejo vayas acá:
http://olivera.blogspot.com/2009/07/harto-ya-de-estar-harto.html y además seguí a este Natalucci.
A pesar de que no le guste a Artemio, por lo menos es para reflexionar, ya que no sólo son los intereses de los bonos.
Un saludo.