viernes, 27 de febrero de 2009

Un empleado sobresaliente (o: Me puteaste a la vieja)


Con suma alegría leemos en el diario Clarín este artículo del "periodista estrella" Joaquín "obamanollama" Morales Solá, haciendo un análisis de las declaraciones del director de la "Agencia de Obama", León Panetta.

Iré seleccionando los párrafos sobresalientes (aunque casi no hay desperdicio, tal la calidad del autor), interpretando en cada caso. Ahí vamos:

...siguen usando cualquier alusión washingtoniana para envolverse en la retórica del rentable nacionalismo.

Una visceral aclaración inicial del autor acerca de su opinión con respecto al nacionalismo (argentino, por supuesto). Como para entrar en clima, digamos.

Hasta ahora no hay aquí síntomas de inestabilidad, más allá de los agravios al sistema institucional que perpetra el propio matrimonio presidencial cuando, por ejemplo, somete al vicepresidente Julio Cobos a la humillación y al maltrato.

Debería haber dicho el ilustre Joaquín: "...al traidor vicepresidente...", máximo desestabilizador institucional.

La escasez doméstica de horizonte económico se debe en gran parte a la pertinacia del kirchnerismo en la disputa con los productores rurales y a la vieja arbitrariedad en su relación con todos los sectores de la economía. No hay conspiraciones foráneas, por lo tanto.

¡Ay, Cristina, si más débiles fueran tus ideas! Es cierto, parece no haber conspiraciones, ¿pero tampoco crisis mundial? Salí de la burbuja, Joaquín.

Todos los servicios de informaciones extranjeros están haciendo, seguramente, evaluaciones sobre el impacto de la crisis mundial en distintos países del mundo. La única diferencia consiste en que la agencia norteamericana ha decidido difundir sus estimaciones. Y eso es precisamente lo que los Kirchner, encandilados siempre por el qué dirán, no están dispuestos a aceptar.

¿Seguro che que todos los servicios del mundo? ¿Dónde lo chequeaste? Además, ¿cómo sus "estimaciones", si Panetta dijo que era algo así como un puterío que "alguien" le había tirado como al pasar? ¿Ésa es la solidez de la estimación? Bueno, después de lo de las armas de destrucción masiva...

¿Te parece que les interesa el "qué dirán" después de las declaraciones sobre el F.M.I. en los foros internacionales, Aerolíneas, las AFJP, etc., etc.?

[El pasado de la CIA no es transparente, como bien dijo el canciller Jorge Taiana. No obstante, debe puntualizarse que su actual jefe, Leon Panetta, fue designado por Barack Obama...] [...y llegó a la central de inteligencia con fama de ser un intransigente crítico de las peores prácticas de la CIA, entre ellas, la tortura].

Querido Moralito: el accionar de la CIA no suele depender de quién nombre a su jefe, como lo demuestran Bahía de Cochinos, Granada e Irak entre otros. ¡Seguro que te sorprendí, inocentón!
Eso sí, si es taaan crítico, seguro que estamos ante prontas grandes reformas estructurales de la Agencia, ¿no?

Aun en el caso de que hubiera errado, Panetta es un funcionario de Obama y no de Bush. ¿No era Obama el "presidente amigo" que estaba dispuesto a recomponer la relación con el kirchnerismo argentino?

Decir eso es como decir que Cavallo sería distinto si lo nombrara Cristina que cuando lo nombraron Menem o De la Rúa. Ja... ja... ja.
Con respecto a lo de "presidente amigo", te contradecís con lo que expresás dos párrafos más adelante. Pero así es la furia... ciega.

El calvario no ha terminado para el embajador norteamericano, Earl Anthony Wayne, quien ya gastó el camino entre su despacho y la cancillería para escuchar protestas por cada cosa que se dice en Washington sobre la Argentina de los Kirchner.

No se puede ser taaan obsecuente, Joaquín. ¿Te da vergüenza que "Dios" vaya muchas veces, o el "qué dirán" que criticás? ¿Lamebotas era la palabra? ¿Cuál sería en este caso?
No, macho, la Argentina no es de los K, es de todos, nos guste más o menos, salvo que la tuya sea la del siglo XIX, la de los procesos militares, o la de Menem o De la Rúa.

Después de todo, los informes de la CIA sólo sirven para que el presidente norteamericano tenga una visión global de la situación del mundo,...

El "después de todo" es genial, porque inconscientemente demuestra que ni él se cree lo que dice, ya que es como si dijera "bueno, lo que dijo Panetta es una huevada, pero no tiene ninguna importancia porque es una visión muy general, no es para tanto". Decime, Joaquín, si viniera un cualquiera y te comentara que tu casa es un quilombo y que tu familia se va a desintegrar, así, de onda, ¿vos no le dirías qué carajo te importa? ¿y si fuera Obama la cosa cambia?

¿Nos querés hacer creer que hay informes de cuarta (donde entrarían estos) y de primera? Acordate que ese tipo de informes "globales" llevó a una división entre "ejes del bien y del mal" o "con nosotros o contra nosotros" y peligrosos conceptos por el estilo.

La palabra de la CIA no es la del presidente de los Estados Unidos.

Dos párrafos atrás nos insinuás socarronamente que no es como el gobierno cree, su amigo, categoría dudosa en política que habita sólo en tu cabeza, y acá lo presentás como en desacuerdo con los dichos de Panetta, concordando con el embajador del norte. Debemos reconocer aquí con humildad, nuestras limitaciones para recorrer los intrincados caminos del análisis de estos afamados y laureados periodistas, verdaderos próceres autóctonos, y detenernos en la pregunta: ¿En qué quedamos Joaquín?

Sólo la batahola que desata el matrimonio presidencial podría terminar provocando que Obama le creyera más a la CIA que a cualquier otra agencia norteamericana. "¿Por qué tanto escándalo?", podría preguntarse el jefe de la Casa Blanca, si es que, desde ya, le dedicara unos segundos de su escaso tiempo al griterío argentino. Colocado en la opción, Obama apoyará siempre, desde ya, a un funcionario recién designado por él mismo.

¡Extraña forma de demostrarnos la pregonada diferencia de racionalidad entre Obama y Bush tiene el amigo! Además, nos sentimos enriquecidos por un nuevo significado para la palabra "batahola", según el Libro Gordo de los Cipayos Vernáculos (¡anoten los de la R.A.E.!): protesta formal argentina, ante la intromisión en los asuntos argentinos, cuando los funcionarios son norteamericanos y el gobierno es K o rentablemente nacionalista.

¡Sííííí! ¡Seguro que lo va a apoyar si fuera contra los intereses de EE.UU., pavote! Tal vez no de la misma manera que vos pensás, pero que "lo apoya", "lo apoya".

El matrimonio presidencial debería preguntarse, a su vez, por qué siempre, y sobre todo en los últimos tiempos, los observadores extranjeros vinculan a la Argentina con Venezuela y Ecuador, ambos países gobernados por presidentes nulamente previsibles en este mundo. Ese es el problema de fondo...

A pesar de que el analista nos induce la respuesta, tímidamente arriesgamos otra alocada hipótesis: ¿no será porque tienen gobiernos rentablemente nacionalistas? Es cierto, no son previsibles, pero la pregunta es para quién, y qué sería según Joaquín lo previsible. Ése es el problema de fondo, cierto, también acá en Argentina, para algunos nostálgicos "mediocres, mezquinos y angurrientos" al decir exacto de Favio.

El problema se agravó, además, cuando la diplomacia argentina se convenció de que la relación con Washington era magnífica porque un subsecretario de Estado designado por Bush y no por Obama (Thomas Shannon) accedió a una reciente reunión con el vicecanciller argentino, Victorio Taccetti. Esa interpretación argentina sirvió para ilusionar a Cristina Kirchner sobre su buena relación con Obama. La precisión de los hechos termina siempre por derrumbar las ilusiones.

Si fuera como dice "Obamanollama", sería ex-subsecretario, ¿no les parece? ¿será que fue ratificado por Obama? ¿o se quedó sin que Obama se dé cuenta, tal vez? Me queda la duda...

¿Te ilusionaste Cristina? ¿Cuándo que no lo dijiste? Bueno, pero se necesita esa palabra para el título, así que bancalo.

Con respecto a la precisión de los hechos lean estas declaraciones del embajador argentino en EE.UU., Héctor Timerman (¡que por supuesto es un mentiroso!).

Finalmente, la precisión de los hechos nos dice, Sr. Morales Solá, que Ud. es un obsecuente denigrador de su país y sus coterráneos, resentido y fiel defensor de los intereses antinacionales y antipopulares de los dueños de los medios para los que trabaja. Lo que se dice un empleado sobresaliente.

2 Interpretaciones:

Maricé dijo...

Evidentemente, en el diccionario de este gusano bastardo no existe la palabra dignidad y muchisimo menos la palabra soberanía. Cipayos lameculos que debieran ser juzgados por delitos de traición a la patria.

Surito dijo...

Marice: Nos van a acusar de ataque al periodismo independiente. En cualquier momento nos llega un telegrama de ADEPA. ¡Epa!
Un saludo.